Dosmiltrece y BenitoBodoque.

The only truth is music.” -Jack Kerouac.

Sí, venga a mí el cliché pero nada podría tener más sentido en mi vida. La única pieza constante en mis días son esos sonidos que hacen que lo que veo y lo que siento tenga sentido. Esa melodía que se queda atorada en mi cabeza es lo más preciado que tengo y la explotaré hasta que no haya mañana.

Después de meses de abstinencia del papel y la tinta, regreso dada mi necesidad de práctica para retos futuros de los que ya les platicaré a su tiempo. Derivo… como ya es costumbre, por tercer año, les traigo una recopilación de aquellas canciones que se volvieron favoritas de mi playlist y dado que este es un rincón semi-olvidado del internet, me daré la libertad de soltarme bien cabrón.

Mi 2013 tuvo historias memorables, así como 25 piezas que formaron un soundtrack maravilloso acompañado de recuerdos asociados a rostros, a sensaciones, absolutamente invaluables e inolvidables.

En fin… YA. Tengo 7 horas que perder en este hotel-aeropuerto y estas palabras no se escribirán solas.

Si quieren ahorrárselo y sólo escuchar, adelante: Spotify.

Una carta a ustedes, a quienes me encanta escribirles.

25.- Unknown Mortal Orchestra – Swim and Sleep (Like a Shark)

Una oda a la depresión disfrazada detrás de una pacífica melodía y un video particularmente cautivador que vuelven inevitable el tarareo. El álbum II cumplió la promesa que la banda creo con Ffunny Ffriends. Tomando en cuenta que tuvieron diez veces el presupuesto que el disponible para su homónimo, lo que hicieron fue más que suficiente.

“And I’d let you crush me. My dreams would be constantly melting away”

24.- TOY – Motoring

Parecía que eran hijos de NME dado su bombardeo a mis oídos, sin embargo, siguiendo la ola del año pasada liderada por bandas como Tame Impala, Pond y Temples, Toy tomó la fórmula basada en la psicodelia setentera, la mezclaron con una fuente de inspiración llamada The Horrors y resultó algo irresistible.

23.- Baths – Miasma Sky

Will Wiesenfeld es un maldito genio y lo demostró con su LP llamado Obsidian. Miasma Sky y su minimalismo ocultando la voz de Wiesenfeld bajo múltiples capas de compleja rareza es casi catártico. Sencillo y hermoso.

22.- The National – This is the last time

Lástima por la gente que no supo apreciar a The National en el previo a Foo Fighters. Fue una pena ver cómo se menospreciaba la maravilla que es Trouble will find me. En fin, This is the last time es dolor, es frustración, es depresión replicando la efectividad de su pasado High Violet. Berninger es profundo, es elegante y hace sentir su desesperación.

Oh, but your love is such a swamp
You don’t think before you jump
And I said I wouldn’t get sucked in
I… this is the last time

21.- Disclosure – White Noise feat. AlunaGeorge

Ya tengo mi atuendo mirrrey listo para la fiestota que se avecina el 7 de Febrero. Bueno, no, pero sí estoy muy emocionado. Disclosure explotó y cómo no lo haría con municiones como When a fire starts to burn o Latch. No recuerdo a ningún expositor del garage house que haya tenido un impacto similar a lo que hicieron los hermanos Lawrence. Sea como sea, es inevitable dejarse ir.

***Recomendación 1 – Youth Lagoon – DroplaYou will never die.

20.- Kashmir – Piece of the sun

I promise I will,
visit your grave.
Every day bring you purple flowers.
There’s still songs to sing.
There’s still wine to drink.
There’s still time.

Celebrando diez años de Zitilites, con una visita memorable al Distrito Federal –de la cual no daré detalle de mis lágrimas al sonar Rocket Brothers-, E.A.R. se convirtió en mi tercer disco favorito de la banda. En el borde de lo experimental, dejando el rock alternativo atrás, Piece of the sun me dejó con la guardia baja, sorprendido y cautivado.

19.- Jon Hopkins – Open Eye Signal

De Londres para el mundo, Hopkins transporta mientras crece en su sonido. Nunca he sido un particular fan del género – si quisiéramos encasillar- sin embargo, hay algo hipnótico en Open Eye Signal que te ruega que te dejes llevar en el regreso a casa a las 5am.

18.- Sigur Rós – Var

Es generalizada la opinión de que la virtud de Sigur Rós radica en su singularidad. Siempre ha parecido que su crecimiento musical ha sido inmune a la influencia externa. Kveikur, su material más explosivo, el primero sin Kjartan, en una joya del post-rock que tienen un momento de paz en su cierre llamado Var, el equivalente a Untitled 3 de (). Tan perfecto como inesperado. Ya hablaré de lo que son en vivo. ¿El final de Festival? Dios.

17.-  CHVRCHES – Gun

The bones of what you believe fue el más joto e inevitablemente adorado conjunto de canciones en mi año. Escocia y su dance trabaja con ganchos y CHVRCHES lo demuestra con Gun. Químico, lleno de efectos y la “efectiva” voz de Lauren Mayberry, regalaron una maravilla para quinceañeras con buen gusto musical y a mí. Hizo imposible no recordar los momentos endulzados de Passion Pit o M83.

16.- Grizzly Bear – Will Calls (Marfa Demo)

Después del hermoso Shields del 2012, Grizzly Bear se presentó en el Auditorio Blackberry en Enero de este año dejando enclaro su importancia en mi vida. Meses después vinieron los B-sides y siempre es difícil esperar algo espectacular en ese tipo de discos, a fin de cuentas, hay una razón por la que esas canciones no entraron en la primera versión del disco. Siempre hay una excepción a la regla. Will Calls es la excepción. Y bueno, Grizzly Bear + Nicolas Jaar, Dios, siempre Nicolas Jaar.

***Recomendación 2 – Parquet Courts – Stoned & Starving

15.- Arctic Monkeys – Do I Wanna Know?

No más hoodies o cabello sobre la cara de Alex Turner, denle trajes y chamarras de piel. Cook y Helders explotan en importancia a través de esos riffs y esos beats. Usemos sus mejores herramientas, sus palabras y elijamos entre los placeres fugaces y momentáneos o la devoción eterna en un mundo infestado de tentaciones, exclaman. AM es la perfección en la carrera de Turner y compañía y claramente lo deja establecido cuando utiliza líneas como “Maybe I just wanna be yours”, pero esa es otra historia que dejaré que Demóstenes les platique.

I dreamt about you near me every night this week.
How many secrets can you keep?
‘Cause there’s this tune I found that makes me think of you somehow
when I play it on repeat

14.- Son Lux – Lost it to trying

Es libertad creativa, una mezcla entre instrumentos reales y muchos otros simulados por una computadora, olas y olas de sintetizadores, caos complicado y celebratorio. Ryan Lott tomó el desorden, lo volvió canción y le puso un moño encima. Eso más los coros, claramente influenciados por sus colaboraciones con Sufjan Stevens, crearon la bandera de su disco Lanterns llamada Lost it to trying.

13.- Mutual Benefit – Advanced Falconry

La llamé la canción más estúpidamente linda del año. Simple. Tantas veces que querían decir algo pero por alguna razón no tenían las palabras para decirlo… Advanced Falconry fue respuesta a mis plegarias. Ingenua como escribir textos al aire y sin duda esperanzadora, es una carta con letras tan claras que intentar interpretarlas sería una perdida de tiempo.

She talks softly, sees through me, says something, I can’t hear it, but I won’t forget the way she flies.

12.- My Bloody Valentine – Only Tomorrow

El regreso del shoegaze fue algo inesperado y aún después de 20+ años fue absolutamente hermoso. Fue un momento triste cuando Kevin Shields anunció la cancelación de su presentación en el DF. Loveless es un ícono, así que a la salida de mbv había miedo de la decepción de que algo pudiera ser menos magistral que When you Sleep, sin embargo, después de escucharlo 200 veces, mi ansiedad ha cesado. Gracias a Dios por los bulbos.

11.- Merchandise – Anxiety’s Door

“You could have it all, dear.
All the lovely clothes and what no one knows.
But don’t think you can disappear
when the tide comes after you…that’s what it’ll do”

El poder lírico de Tampa en forma de un trío y su EP, Totale Nite, nos invita a darle la espalda a lo que creemos está escrito en nuestro futuro, exclamando en un determinado toque de post-punk, completamente memorable, con la inevitabilidad del recuerdo de Morrissey. Es honesto y sin miedo de mostrar vulnerabilidad.

***Recomendación 3 – Tropics – Home & Consonance Should I stay? I should find my home.

10.- Rhye – Open

Hecha con maestría para dar una mejora al romanticismo oculta tras mantos de misterio. Sea como sea, es un sonido ambiental que se siente descaradamente íntimo. Es una sensación de cercanía, gentil, y honestamente, es demasiado fácil perderse en ella. Sin aliento, Woman fue uno de mis discos del año; es grotesco y delicioso el motivo de su existencia.

9.- Peace – California Daze

Fue un himno que jamás entenderé el porqué de su “inexistencia” en los ipods de las masas. Es radiante, es tan positiva como podría ser una canción. Sus guitarras son delicadas y sus harmonías son clásicos instantáneos. Envidio a aquellos que abrazaron a su mejor amigo al cantar juntos California Daze durante el Corona Capital.

“Oh, she tastes like sunlight, and she is always gonna be there, in the back of your mind. Oh, is there time to rewind? Where you born to live or born to die?”

8.- Queens of the Stone Age – Kalopsia

I don’t like nostalgia unless it’s mine. -Lou Reed. QOTSA es un viaje directo a mi adolescencia, sin embargo, ya son tan pocas bandas que puedan representar un pasado nostálgico y aún ser relevantes. …Like Clockwork fue un ejemplo claro de que buenas cosas vienen a quien espera. Dentro de una lista de maravillas, no se puede competir contra algo que combine a Josh Homme y a Trent Reznor. Kalopsia es la respuesta.

7.- John Grant – GMF

Fue imposible no tomarse personal esta canción. Cualquiera lo haría. Creo. A fin de cuentas es difícil no sentir personal una canción que al parecer no tiene un límite sobre lo que es privado o no. Es sencillo, el conocimiento de los defectos emocionales y de nuestro amor al masoquismo y autosabotaje sin ser algo que cause lástima es una característica admirable en la escritura de John Grant.

“I am not who you think I am
I am quite angry which I barely can conceal.
You think I hate myself but it’s you I hate
because you have the nerve to make me feel.
But I am the greatest motherfucker that you’re ever gonna meet.”

6.- James Blake – Overgrown

Measurements fue, sin duda, mi segundo momento favorito durante los conciertos del 2013 pero creo firmemente que fue toda la hora previa que me puso en el mood perfecto para disfrutar esos loops. Fueron las obras dentro de Overgrown las que hicieron del concierto del ganador del Mercury Prize algo mágico. La maravilla que titula del segundo álbum de Blake, es simplemente hipnótica.

***Recomendación 4 – Blood Orange – Time will tell – “Come into my bedroom”

5.- Savages – Husbands

Don’t let the fuckers get you down!” exclamaba Jehnny Beth hacia el final de su presentación en el CC13. Había razones por las que fue fácil darle la espalda a Vampire Weekend y presenciar a las cuatro dueñas del Silence Yourself y esa razón era sólo una palabra repetida en urgentes e incontables ocasiones a lo largo de 3 minutos de violencia, indignación y caos.

4.- Laura Marling – I was an eagle

Nació en 1990. Maldita sea. La amo. Maldita sea. Su cuarto disco vió la luz este año y como cada vez, fue mejor que el anterior. Son sus letras, su elegancia, su oscuridad envuelta en el mejor disco para el “breakup” que existe. Once I was an eagle es un viaje hacia la serenidad. Es un viaje que incluye una mezcla de amor, dolor, enojo y odio que se vive, se supera y se manda al carajo. Cualquier canción hubiera sido un buen estandarte. I was an eagle fue la elegida, su dolor. Laura Marling. Dios.

“Today I will feel something other than regret.
Pass me a glass and half-smoked cigarette.
I’ve damn near got no dignity left.
I’ve damn near got no dignity left.”

3.- Arcade Fire – Reflektor

Uno de los regresos más esperados del año fue también uno de los más cumplidores. Reflektor es una experiencia egoísta con propósitos comunales a largo plazo desde todas las perspectivas posibles, sin embargo, está en mente que escucharemos estas canciones de manera colectiva y que así, las disfrutemos. No es mamada, quisiera elaborar en el futuro cercano cuando haya un poco más de tiempo. Limpio y desbordando creatividad, el regreso de Arcade Fire fue todo lo debió ser y no puedo esperar para el Vive Latino.

2.-Majical Cloudz – Bugs don’t buzz

El sonido que envuelve aquél dicho que enuncia que no existen los finales felices. Devon Welsh te obliga a sentir lo que está sintiendo a lo largo de cada pista en Impersonator. En Bugs don’t buzz te obliga a aceptar la llegada de una inmensa tristeza, para cuando ésta se materialice. Es una confesión de inevitable negatividad disfrazada de canción de amor y es absolutamente perfecta.

“The happiest songs all end with a smile. This might end with a smile. No, my love.
If life could be forever one instant would it be the moment you met me? No, my love.”

*Recomendación 5 – Blaenavon – PragueThey’ll steal your souls

1.- Foals – Milk and Black Spiders

foals

A mis ojos, fue el año de Foals. Empezando con la salida de un álbum perfecto, una presentación inolvidable en El Plaza Condesa y su asociación en mi mente a un momento espectacular en mi año. Yannis Philippakis por fin tomó el rol de estandarte de una generación que debió tomar hace años y llevó a Holy Fire a convertirse en el hogar de mi canción favorita de la banda. Con momentos desquiciados como Providence hasta la fiestota que es My Number, sería difícil descifrar cuál es esa canción pero ya saben, soy un amante de la intimidad musical y Foals idealizó esa atmósfera en Milk & Black Spiders. Sin duda, mi favorita del 2013.

“‘Cause I know you’re still with me.
You, my compass and my sea.
‘Cause I’ve been around two times and found that you’re the only thing I need.”

“Recuerda una playlist en Spotify con la lista”, anoté.

Debo irme pero si alguien llegó hasta ésta línea, le debo agradecer por ser parte de un año memorable y absolutamente maravilloso, con sus altibajos, lo termino completamente satisfecho y con una infinita curiosidad de lo que viene en un año ambicioso.

No, Get Lucky no está en mi lista.

Me encanta escribir aquí.

-Benito Bodoque.

Mañana del 24 de Diciembre. La deliciosa soledad de “Los 6 amigos”.

Escribí este texto hace un par de semanas mientras esperaba en un hotel a un lado de un aeropuerto después de tres días de vivir “El Resplandor”. Acababa de mandar un texto a Rolling Stone apenas días antes. Ese día recibí un mail en el que rechazaron mis palabras pero reservaban mi mail para regalar una oportunidad después de unos meses de práctica. Lo tomé como un consejo que debía atacar inmediatamente. Lo hice y escribí esta lista. Cuando la terminé me di cuenta de que no recordaba que había puesto en la lista del año pasado. Olvidé mucho de lo que pasó el año pasado, en general. No me importa perderme, sólo necesito la seguridad de conocer el camino de regreso a casa. Ahora lo conozco. Y así, me queda claro, no quiero olvidar y no lo haré. Estas canciones tienen rostros, lugares, momentos engravados en cada nota. Me encantó este año y siempre lo apreciaré con una sonrisa. Me voy, agradecido y contento. Me emociona saber qué viene pero soy paciente. Por mientras, recordaré con nostalgia a Festival, Everlong, Measurements, Providence, Brother Sport, Plainsong, Sun in your eyes, Matilda, Elephant, Astronaut, etcétera y me emocionaré pensando en Latch, Wake Up, Special Needs, Hurt y Lateralus.

A NME sí le gustó mi texto. Londres me llama. Con todas las razones.

Feliz Navidad, Año Nuevo, cumpleaños, vida.

Benito Bodoque.

Tagged , , , , , , , , , , , , , , ,

Passiflora

Ok. Heme aquí de nuevo. Me comenzó a invadir un vacío musical, y me sentí con ganas de darme la vuelta por aquí.

passiflora6

Hoy les comparto un poco de riqueza latinoamericana. Les traigo PURA VIDA. Y si voy a postear por primera vez después de muchos meses, no pretendo andarme con medias tintas. Deleiten el oído con esta delicia.

Me parece maravillosa.

Ahora, abajo les comparto algunas canciones de “Passiflora en vivo: Noches en vela”, un concierto grabado a mediados del año pasado. Transmite muchas emociones.

Passiflora en vivo: Noches en vela

a0111680573_2

 

 

 

 

 

 

 

 

Los extrañaba.

Saludos desde acá.


Panza

Tagged , , ,

Sopa de Letras: Stolen Dance…

SOPARecientemente me he visto envuelto en una especie de intercambio musical que ha resultado bastante parcial; no la culpo, hay muchos asuntos que la ocupan ahora. Además, su única aportación al playlist del fin del mundo, es magnífica. Con cierta emoción, más por de quien venía que por lo que era, me dispuse a escuchar; después de una interesante entrada, lo que me cautivó fueron las primeras líneas, casi susurradas… No estoy seguro de qué hacer con ellas.

I want you by my side

so that I never feel alone again

they’ve always been so kind

but now they’ve brought you away from here

I hope they didn’t get mind

your heart is too strong anyway

we need to fetch back the time

they have stolen from us

“Sadnecessary” sale el 18 de octubre

Milky Chance, desde tierras germanas, está pronto a lanzar su disco “Sadnecessary (el 18 del presente mes), pero ya tiene unas cuantas rolas en la red y es bastante escuchado en ciertos círculos melómanos. Stolen Dance es su primer y más exitoso sencillo y a mí me parece que es cautivante. Para mí, crea un ambiente, un sentimiento, un estado de ánimo que, sin ser eufórico ni de éxtasis desbordada, simplemente te hace pensar que todo estará bien.

Así pues, no dejen de escuchar lo demás que ofrece Milky Chance y cuando se les ponga enfrente su disco, sépanse lo que tiene que ofrecerles este raro greñudito.

Gracias a ti, que me lo presentaste primero…

Y, pues nada… como siempre,

Q’ les aproveche,

D.

Tagged , , , , , , , , , , ,

Los Clásicos de Clóset de Benito Bodoque. Sigur Rós.

Hoy escribo por que necesito justificar mis acciones musicales futuras.

Con el Corona Capital encima de nosotros, no puedo dejar de pensar en la crueldad que representan este tipo de festivales.

El tener que elegir qué artistas ver en un evento de múltiples escenarios, todos a unos pasos de distancia, todos a tu disponibilidad, se puede convertir en simple masoquismo.

Con eso en mente debo decir que maldigo al hijo de la chingada a quien se le ocurrió la pésima broma de agendar a Arctic Monkeys y a Sigur Rós al mismo tiempo.

Con Alex Turner en su mejor momento, demostrados como headliner en Glastonbury, los Arctic Monkeys regalarán algo seguro. La gente estará saltando, la gente cantará. Presiento que se perderá un poco de la magia que pudieron ofrecer hace unos meses. A fin de cuentas “AM” aún no permea en nuestro lenguaje. Sí es un gran disco, pero la gente prefiere una jornada llena de clásicos.

Sea como sea, es una banda que recibirá ovaciones y oleadas de decibeles. Sus líneas serán coreadas por miles. La gente recordará los ya clásicos al enloquecer con I bet you look good on the dancefloor -hablar de “Whatever people say I am…” es siempre un placer-, A Certain Romance, Dancing Shoes, Crying Lightning, Teddy Picker, Do Me A Favour… ¡Dios!. Me puedo imaginar un concierto perfecto. Corear 505 es lo que más me haría retorcerme, más con la posibilidad de una posible participación de Miles Kane.

En verdad espero que esa canción siga siendo participe de su setlist. He leído que sus cierres son mucho menos emotivos desde la salida de “AM”, por la falta de esa canción.

Ahora, necesito convencerme de que mis acciones son las más apropiadas. Pensaba que mi selección llegaría en el momento; que dependería de mi humor. Pensaba dejarlo al azar hasta cierto punto hasta que mi shuffle me recordó UNA canción de Sigur Rós. Recordé tanto. Lo que sentí. Lo que era para mí. Lo que sigue siendo en mi vida. Sentí el dolor de la que en mi mente sigue siendo la canción más triste del mundo. Recordé la mejor cara del post-rock. Recordé que la nostalgia puede ser el mejor instrumento musical.

sigur

Listas. Las listas ayudan.

1.- Sigur Rós es algo difícil de explicar. No podrías describirlos con adjetivos mejor que lo que los verbos pueden hacer. Sigur Rós crea melodías que evocan sentimientos tan profundos que ningún idioma en el mundo puede soportarlos. El “Vonlenska“, utilizado extensivamente en sus canciones, principalmente en “()” – un álbum sin títulos, sin tiempo, que sólo el alma podía entender- , es el concepto original que me lleva a pensar que aunque el poder lírico de una canción es importante, no es lo principal. ¿Qué importa que puedas cantar una canción si no puedes sentirla? Convertirnos en fanáticos de una banda por sus letras es como enamorarnos usando los sentimientos de alguien más. La subjetividad de Sigur Rós nos regala esa libertad. Nos da la oportunidad de convertirla en lo que queramos.

Ese video fue el primer y único video musical que ha traído lágrimas a mis ojos.

2.- “I wonder if it remembers me.” Es un momento invaluable en mi colección de combos música-película maravillosos. “The Life Aquatic” alberga un soundtrack único. Seu Jorge haciendo covers acústicos en portugués de David Bowie… ¿qué más podrías pedir? Tal vez el momento más emotivo en la historia de Bill Murray musicalizado por Starálfur.

3.- “Heima” – la primera vez que vi lo que yo creo que es el mejor documental de una banda/país hecho en la historia, juraba que un día viviría en Islandia. Aún está en mi lista el poder vivir esas imágenes tan cálidas, tan llenas de paz, en persona.

4.- Es potencialmente un setlist ideal. Con un disco relativamente nuevo y hora y media disponible, Sigur Rós podría ofrecer un repertorio de ensueño, lleno de los clásicos que todos esperamos como Varúð, Popplagið, Ágætis Byrjun, Glósóli y Olsen Olsen, así como las maravillas que tienen como residencia “Kveikur”.

5.- “Með suð í eyrum við spilum endalaust” era un disco nuevo en el 2008. Una noticia alrededor de abril de ese año me emocionó como nunca, nada lo había hecho. Sigur Rós estaría en Tepoztlán en un festival llamado Colmena. Sonaba como un día mágico; absolutamente imperdible. Andrew Bird y Sigur Rós, uno tras otro, era una idea que no podía ser superada por nada, nunca.

Festival, canción que tiene como hogar el álbum antes mencionado, circulaba en mi cabeza sin cesar, una y otra vez. Estaba seguro que lloraría con ese sonido en mi presencia. Jónsi, Georg, Orri y Kjarri subieron al escenario mientras el sol se perdía y mi sueño se estaba volviendo realidad, sin embargo era un poco diferente, estaba accidentado e inesperadamente caótico. Cuatro o cinco canciones después la banda se despedía en una pesadilla que parecía tan imposible como desafortunada. Fue un sueño incompleto. Quedaron deudas sin cobrar.

Presenciar Festival este fin de semana es atar cabos sueltos. Será una explosión de sentimientos llenos de la felicidad más pura. Será revivir recuerdos que siguen intactos en mi mente.

Festival es la conclusión perfecta. Lo es todo. Mi pasado y mi futuro.

Es bastante simple. No hay ninguna otra banda que pueda escribir de esta manera. No sé si sea el exilio en el que parece vivir Islandia, o si simplemente hay una mejor conexión con el alma en ese lugar perdido entre Groenlandia y Noruega, Sigur Rós nos ofrece un lenguaje para comunicarnos con nosotros mismos.

Cantar o sentir. Me duele Arctic Monkeys pero Sigur Rós podría ser la mejor experiencia musical de mi vida.

Espero saludarlos este fin de semana.

Benito Bodoque.

Tagged , , , , ,

Cometas… Cometas por todos lados

Chiquitas violentas, buena tarde tengan todas ustedes. Efectivamente… llegó la época del año donde se reanudan los días feriados, nos caracterizamos de paisanos dejándonos el bigote -espero que no las niñas-, se llenan los huacales de tunas y se reanuda el futbol americano ¿qué más se puede pedir?. De hecho, yo sugeriría que un poco de musiquita puede ponerle el broche de oro a un fin de año que promete ser espectacular; a menos que se apruebe la reforma hacendaria.

De nuevo, he de agradecer a la fabulosa aplicación de BoD por la recomendación -en serio, alguien hágale un altar a sus creadores- que estelariza este post septembrino. Y es que en realidad ha sido una tarea titánica en la que me embarqué a fines del año pasado, cuando adquirí discos a diestra y siniestra pensando que extraer sus respectivas joyitas sería tarea fácil. Uh, uh, Shaniqua. Desde la discografía de Sigur Rós hasta la exteeeeeeeeeeeeeeeeeensa lista de grabaciones de estudio de Judas Priest, todo ha pasado por estos oídos y darse un descanso es casi obligatorio… como galleta habanera entre platillo y platillo.

Para ponerle variedad, la agrupación de hoy proviene de la localidad inglesa de Tyne & Wear -la verdad prefiero el eufemismo local de Guanawashington, Iraportland, etc.-. Sin embargo, su historia es bastante particular. Este cuarteto, otrora trío, es la quimera resultante de un estudiante de Cambridge –cogito, ergo sum-, un físico experimental y un marinero local. La pregunta obligada es ¿a qué demonios suena eso?. Muchos expertos y críticos del ramo comparan a este grupo de kitchen sink indie con Vampire Weekend, aunque francamente me resisto a encontrarles parecido con los Ezra Koenig-ers quienes cayeron de mi gracia de forma estrepitosa… ese último disco es como el uniforme remendado del niño de 14 años en el hermano de 7. Les presento a Little Comets… para no ponerme de malas.

Captura de pantalla 2013-09-12 a las 1.19.18 PM

Activos desde 2008, su propuesta es PURA BUENA ONDA. Tremendamente rítmica y cadenciosa, la música de los oriundos del noreste está más que amarrada. El tono del vocalista me recuerda bastante al de Mika y al de Dinosaur Feathers… claro y de una enorme amplitud, que le da oportunidad a la banda de experimentar con recursos que otras simplemente no pueden explorar. Como toda buena banda de indie inglesa, han dominado el arte de sincopar guitarras para matizar sus creaciones y de añadir riffs hipnóticos a sus coros para permanecer en el subconsciente del que escucha… para experimentar este efecto, véase Young the Giant.

El uso de filtros vintage le da un toque fenomenal -aunque ya se está choteando esta característica. Todo con medida- y el trabajo del baterista es para mí una representación de lo que tocaría Jack Bevan si Foals tuviera un estilo más suave. Al igual que sus compatriotas, el sonido de Little Comets está sólidamente fundamentado en su sección rítmica. Añadan a esta propuesta medio dreamy, la originalidad de sus presentaciones en vivo: estaciones de tren, panaderías, trenes urbanos y pabellones universitarios; son algunos de los escenarios utilizados por el cuarteto para deleitar el aparato auditivo de quien se interese en prestarles atención. Esta “cercanía” les da una ventaja sobre otros representantes del género, pues establecer una conexión/identificación con la audiencia es en ocasiones más importante que la música bien ejecutada.

Life is elsewhere, el LP que hoy les comparto y material que utilizaran para adentrarse en los mercados globales, es un material líricamente complejo -ni se nota que hay un par de ñoños en la banda- inteligentemente suavizado por el fondo musical que he tratado de describirles. Créanme que algunos lyrics son dignos de una producción ultra emo de My Chemical Romance, pero los británicos tienen la facilidad de encontrar el high road hasta en las situaciones más alarmantes. Va la primera: Violence out tonight… chequen este fragmento.

She stalks the stolid streets debased,

the ragged gape of alienation

wipes the grief across her face.

All this protracted by a state

in which the poor conviction rate for rape

can often leave a woman feeling more at blame

#seasm$%&n. El video está bastante fuerte, sobre todo para aquellas fuertemente arraigadas en el concepto del feminismo. No se vayan a enganchar.

La segunda: Jennifer. Con la novedad de que mientras me ocupaba recomendando intensamente a esta banda, una amiga también le andaba dando un cale a la rola -¡Ay sí! son las 11:11 ¡Pide un deseo! LOSER-. Ésta va para las chavas que gustan de traer la cara larga y hacerse las interesantes… como acá ni hay.

Siempre es recomendable la versión en vivo… acá no hay trucos de estudio que valgan. Nótese dónde trae la lira el guitarrista. Bajista cumbiachero de grupo versátil.

La ultimísima: Waiting in the shadows in the dead of night. Mánchate con el nombre, mi rey. Bien podría haber estado en el soundtrack de Sweeney Todd… #instasuicide. La historia cuando la muerte se cruza en el camino de dos personas que se quieren acá chido.

In 50 or 60

she’ll leave me,

completely.

And one of us will

coldly hold the other’s hand.

No metaphor for this

that I can understand

En fin, espero les haya agradado el entry de los Cometitas… La verdad a mí me parecieron fascinantes y como cada banda que comparto, les recomiendo fuertemente escuchar el disco completo. Se van a llevar una cósmica sorpresa con esta gente. Si son lo suficientemente curiosos, verán que en el último link hay ligas a TOOOOOOODAS las canciones del álbum del 2011… TODAS. No sean burros y denle click.

Au revoir.

D.G.

(R)evolución imparable

Ejem.

Cuando pasa, es maravilloso. Escuchar los primeros segundos de la primer rola de un disco que se acaba de estrenar, y concluir inmediatamente que la experiencia va a ser única. Es grande. Me sucede de vez en cuando, sí, pero no tan seguido como quisiera. Pasó en Marzo.

Y me volvió a pasar hoy, cuando repetí.

Estoy seguro, además, de que no me voy a cansar.

Image

E.A.R., el más reciente material de Kashmir, comprueba que todavía existen bandas que pueden arriesgarse a hacer algo totalmente nuevo y ajeno a sus trabajos anteriores y no fallecer en el proceso. Cualquiera que no esté acostumbrado al cambio constante, odiará a estos daneses por ser tan poco constantes.

Kashmir ha logrado reinventarse de forma constante, entregando a cada uno de sus álbumes características radicalmente distintas al anterior. Comenzaron siendo una banda de rock pesado y rebelde –Travelogue-. Después de algunos álbumes, su estilo evolucionó a un indie melancólico y oscuro, pero hermoso –Zitilites-. Poco después, comenzaron a adoptar más sonidos ambientales y sintetizadores y su estilo se abrió un poco más al mainstream, sin dejar sus raíces de enigmática seriedad.

Con E.A.R., la reinvención continúa. Esta vez, la banda se enfoca en una travesía a las profundidades del alma. En una búsqueda implacable por el ser y su esencia. El resultado son doce rolas con tintes Avant-Garde y una masiva experimentación de por medio.

… ¿Mi rola favorita? No decido todavía entre Purple heart y This love, this love. Está en chino.

La primera mes un viaje al pasado, a un punto entre Zitilites y Trespassers, en donde el sintetizador jugó un papel fundamental en la evolución de la banda. Es una rola enérgica y divertida. La recomiendo si estás apenas familiarizándote con estos cuates. Por cierto, pido disculpas por anticipado: es posible que el video hiera algunas… susceptibilidades.

Por otro lado, This love, this love. No sé ni cómo describirla. Puro arte, supongo. Es, en pocas palabras, un elegante ¿resumen? de lo que es para mí el disco completo. Disfruten.

Y pues… nada. Estoy satisfecho.

Ah… y los veremos en vivo en Octubre.

Woah.

Saludos experimentales,

Espanto!

Tagged , , , , , , ,

I love you when you’re singing that song…

Se siente bien regresar. Lo hago con una canción que escuché hace un ratito, regalo de un buen amigo y que quiero compartirles el día de hoy.

Les presento Riptide de James Keogan -mejor conocido como Vance Joy- un cantautor australiano que comienza a conquistar el escenario musical. Riptide forma parte del EP God loves you when you’re dancing -debo confesar que tengo una extraña fascinación por el nombre ja- que fue lanzado en Marzo de este año. Es una canción que les aseguro se quedará atorada en su cabeza por mucho, mucho tiempo.

vance_joy

Normalmente, lo primero en lo que me fijo y por lo que casi siempre me atrapa una canción, es por su letra… sin embargo éste no fue el caso. En Riptide la letra podría parecer que no tiene sentido alguno por sí sola, suena como si lo que la uniera es esa melodía, ese ritmo pegajoso que se queda conmigo. Suena como a una recopilación de historias que son unidas por la música. Aún así, no puede faltar mi línea favorita:

I love you when you’re singing that song and
I got a lump in my throat because
you’re gonna sing the words wrong

El video, es una maravilla, no imagino otra mejor manera de acompañar esta canción: dentistas, dinero, trucos de magia, una mujer desbaratándose conforme avanza la canción y tarot. Véanlo, disfrútenlo, júzguenlo y díganme si no se queda al menos un día en su cabeza.

It’s good to be back.

Cheshire.

El resto del EP es hermoso también, para tardes románticas Emmylou. Simple y gentil.

Escalofríos de Benito Bodoque

La voz de Yannis Philippakis en Milk and black spiders, la entrada del piano en Morals, it’s just the way I smile, you said en Plainsong, la contribución de Ed Droste en Sun in your eyes, la voz secundaria de Ed O’Brien en Weird fishes,  la luz al final del túnel que representa cada palabra en I saved these words for you.

Son esos momentos invaluables… ese coro, esa nota que HACE la canción, esa línea en la letra que nos obliga a esbozar una sonrisa, ese segundo que detiene nuestra respiración, el verdadero propósito.

Es esa sensación por la que escribo. Corriendo lentamente sobre mi espalda, moviéndose hacia mi nuca para posteriormente generar un hormigueo en mi cerebro. Lo que hace que mis palabras tengan sentido.

Hoy les traigo una lista de canciones que se volvieron historias épicas en mis oídos y se convirtieron en vacíos en mi estómago al momento de visualizarlos.

Los escalofríos que abundan mis sentidos en estos últimos días. Son palabras y sonidos de dicha, de orgullo, de dolor, tristeza y pura felicidad. Es una carta en espera de la razón y del sentido común.

Siempre he creído que escribo mejor de lo que hablo y que me explico mejor con una canción que con un párrafo. Así, no necesito explicarles.

Por cierto, les dejo un regalito Spotify-ero al final…

Bat for Lashes – Siren song

Es difícil que una voz como la de Natasha Khan no estremezca aunque sea un poco mi piel en cualquiera de sus canciones. Soy débil por esa voz.

Laura me movió el tapete muy macizo el año pasado, sin embargo, no le llega a los talones de mi favorita de Bat for Lashes. Siren song es una promesa, es el querer a alguien a más no poder siendo realista de las consecuencias inevitables de nuestras cualidades autodestructivas. Maravilla.

¿Qué momento? – Cualquiera de los coros, pero ese último con esa batería que se vuelve protagonista es inevitablemente cautivador.

Owen Pallett – Lewis takes off his shirt

Ya les escribí sobre este genio hace algunos meses, pero siempre vale la pena recordarlo, en especial esta canción y este video.

El absoluto rey del uso de los loops – compartiendo trono con Andrew Bird, claro está – Owen Pallett regaló este momento en una presentación en Guelph, Canadá. En medio de una tormenta, Lewis takes off his shirt comenzó y a pesar de recibir instrucciones de detenerse, Pallett decidió crear magia.

¿Qué momento? Pfff, cuando levanta su violín, cuando se ve crecer esa brisa, el “let me finish this song” y sobre todo, cuando sólo está él, su voz, su violín, sin loops y recita “I’m never gonne give it to you”.

Arcade Fire – Wake up

Escuchar eso: “I’m gonna try that again…this is our last song so I want you to sing it really loud”, escuchar ese par de acordes y saber que la explosión en tu garganta está tan próxima.

No hay nadie más emocionado que yo con el regreso de Arcade Fire con disco nuevo el próximo Octubre. Rezo por la idea de vivir algo así en Coachella 2014.

¿Qué momento? Cualquier momento, a decir verdad. Especial podría ser cuando todo el mundo se vuelve parte de la banda. La lluvia de globos es bastante espectacular, también.

Arctic Monkeys – 505

Una maravilla del concepto de los festivales es ser testigo de potenciales y raras colaboraciones. Tal es el caso de lo que ocurrió en Glastonbury, que bien podría ocurrir en el Corona Capital –no que los compare, por Dios– y que podría ser el detonante del momento favorito en la velada de muchos. Cuando tienes a Alex Turner y a Miles Kane en el mismo recinto, el mismo día, algo así como un Last Shadow Puppets no suena tan descabellado.

505 es un ruego por el regreso de la paz a una vida, esperando que esa “paz” sea exactamente igual que como era en el pasado. Absolutamente apropiado para esta mañana con mi Clamato pensando en la noche anterior.

¿Qué momento? “But I crumble completely when you cry. It seems like once again you’ve had to greet me with goodbye” y explotas.

Nine Inch Nails – Hurt

¿Qué saben de la tristeza si nunca han cantado Hurt, de madrugada, derrotados, en el camino a casa? ¿Cliché? Tal vez. ¿Efectivo? Totalmente. Una canción escrita por Trent Reznor, hecha un himno/epitafio tras la despedida de mi amor, Johnny Cash.

Con el regreso de Nine Inch Nails a los escenarios, Hurt es una carta de despedida, realista, sin nada positivo que salvar, sin fe, sin esperanza. Es un último grito de desesperación para finalmente, liberarnos.

¿Qué momento? Todos.

What have I become?
My sweetest friend
everyone I know
goes away in the end.
You could have it all,
my empire of dirt.
I will let you down,
I will make you hurt

Favor de saltar al 1:32:15, para experimentar placer inmediato.

¿Cómo hacer para no sentir esas palabras como ganchos en mi hígado?

Por esto escribo. Por esto sigo aquí. Por decir todo lo que no digo. Por buscar un balance. Por explicarme a mí mismo. Por sentir. Por seguir.

Como les prometí, les dejo una playlist en Spotify con estas canciones y muchas más que provocan esos orgasmos auditivos.

Goosebumps

¿Listos para Beach House y Animal Collective?

Les envío un cordial saludo desde una banca que acabo de hacer con mis garritas.

En espera de los milagros.

Los amo, amigs.

Benito Bodoque.

Tiempo de regresar

Okey… me rehuso por fin a seguir en la tónica que me ha invadido en los últimos meses. Entrar en zonas confortables -por muy conveniente que esto parezca- siempre trae consigo peligros que a pesar de conocerlos de antemano, son tremendamente tentadores y consumen poco a poco lo que uno ponga a su paso: aficiones, amistades y objetivos. La única manera de darse cuenta que algo anda mal, es hacer un recuento de las cosas que se han perdido en el camino y en mi caso, dejar de escribir -incluso sin saberme leído por alguien- fue un robo del cual yo mismo fui artífice… Arthur Boka.

Todo gran cambio se compone de pequeñas contribuciones: modificaciones que uno hace a su estilo de vida para romper la rutina, cambiar de imagen, añadir frescura y establecer nuevos paradigmas. La verdad es que estos meses que estuve lejos del teclado -not really-, tuve numerosísimas ocasiones la inquietud de llenar este espacio con mis tonterías y en cuanto dabla click a ADD NEW, algo en mí cerraba automáticamente la ventana.

Táchenme de inseguro, cobarde, ridículo… pero entré en una tónica bastante peligrosa en mi día-con-día que estaba viciando incluso las cosas que atesoro con más vehemencia y de las cuales disfrutaba profundamente. Difícil decir por qué, pero el Sábado pasado el floppy fue cambiado quasi por arte de magia -digo floppy porque soy del ’87- y decidí ponerme el peto, tomar el electrodo y ¡PAM! ¡PAM!… empezar de nuevo [sí… fue chiste local].

Seguro en el segundo párrafo perdí a la mitad de mis lectores potenciales -no aguantan nada-, pero para aquellos que estaban preocupados por mi paradero, quiero dejarles una compilación de rolitas que hicieron las veces de una banda sonora bastante coqueta para una producción non-gratain my book.

Still – Jupiter Jones

Recuerdo un post que nos compartió Matute -antes de ser brutalmente atacado por las obligaciones nupciales- de una banda alemana. Les comunico que aquí les va una segunda dosis de Europa Central con una metáfora que me fue como anillo al dedo. “Still” = “Quieto“, sencillo del disco homónimo de la agrupación, ilustra perfectamente la situación en la que me encontraba: un limbo en donde uno se mira al espejo con frecuencia sin decirse absolutamente nada… warum dieses Gefühl für immer bleibt.

The great beyond – R.E.M.

Ahhhh, qué buenos recuerdos me trae esta rola. Si uno busca dualidad, no hay mejor canción que la que les presento. Compuesta originalmente para la película Man on the Moon, los apóstoles de Michael Stripe jugaron con el clásico sentimiento de caminar a ciegas hasta que uno encuentra la luz al final del túnel.

I’m pushing an elephant up the stairs.

I’m tossing up punch lines that were never there.

Over my shoulder a piano falls.

Crashing to the ground

En pocas palabras… la vida va cuesta arriba hasta que llegas al punto de inflexión. Bendito Sábado 10 de Agosto.

I’m breaking through,

I’m bending spoons,

I’m keeping flowers in full-bloom

I’m looking for answers…

from the great beyond

Piano lessons – Porcupine Tree

Si alguna vez hubo una fase de miedo y duda… aquí está la representación musical de la misma. Simplemente es ver tu vida pasar mientras observas todo detrás de una vitrina. Maldita la hora en que se prendió el piloto automático. Bienvenida la hora en que la puerta se abrió para recuperar el tiempo perdido. Sencillo del disco transitorio Stupid dream, Steven Wilson le pegó al clavo desde la concepción misma del título: “When I was writing some of the songs of the album I was very much aware of this contradiction between being an artist, being a musician, trying to be creative and write songs and, then, at the point you finish an album, the music is finished, the creative side is finished, you then have to go out and sell and market and promote. And that’s like a completely different experience. It’s not a very creative process. It’s quite – in some ways – a cynical process going on having to sell your music“.

I remember piano lessons,

now everything seems clear.

You, waiting under streetlights…

for dreams to disappear

My mind – Portugal. The Man

Tomado del segundo trabajo de los oriundos de Alaska –Church mouth-, el señor Gourley me puso al tanto de las consecuencias de coquetear en exceso con la rutina y la conveniencia. El sopor de la mente destruye la esencia, anquilosa la voluntad y anula la capacidad de asombro. Hay un mundo allá afuera… ¡interactúa!.

La verdad es que podría seguirme… pero requeriría de espacios tan extensos como las terapias online de Benito. Plasmar ideas en un espacio en blanco, es bastante similar a un proceso de rehabilitación en etapas terminales. Lo peor ha pasado… lo mejor está por venir.

Até mais.

Don Gato… ¡chingao!

Videoteca: Not Nineteen Forever…

VIDEOTECAPor lo que he notado, este blog ha quedado en manos de los fundadores, pero por una parte Don Benito tomó el camino del Redentor y es ahora carpintero y Top Cat se dejó llevar por Twilight y aparentemente es Team Jacob pues anda muy licantrópico. Su servidor, en otras noticias, sigue en un limbo en el que, lo único que no le falta es buena música. En resumen, estamos todos locos.

Entrando ya en materia, descubrí esta agrupación gracias al recién obtenido 20° título del Man U. en la Premiere pues en su página oficial de facebook publicaron el siguiente video:

The Courteeners son una banda formada en Manchester en el 2006, con tres álbums en su haber; St. Jude, Falcon y el fatídicamente llamado Anna. En este video de “Not Nineteen Forever”, de su primer álbum, me gustaría resaltar tres cosas; primero el look de Liam James Fray, el vocalista, que como que quiere ser primo de Jim Sturgess y los Gallagher juntos; segundo, el chamaco de rojo que no necesita un DeLorean para ir al pasado, y tres, pero no menos importante, el sonido bastante indie, bastante brit y las letras que derrochan sabiduría:

You’re not nineteen forever, pull yourself together

I know it seems strange but things, they change…

And I followed you out in the rain, nowhere to be found

Never mind, you’ll probably never look that pretty again

Los Cortineros Manchesteros

Además de ésta, tienen otras rolas muy interesantes y justo ahora se encuentran promocionando su nuevo álbum y si entran a su página (a la cual ya les dejé el link) podrán escuchar su último sencillo “Van Der Graff”.

Por ahora es todo, como dirían ellos: “God bless the band, they’re doing all they can” y como diría yo…

Q’ les aproveche!

D.

Tagged , , , , , , , , , ,
%d bloggers like this: