Dosmiltrece y BenitoBodoque.

The only truth is music.” -Jack Kerouac.

Sí, venga a mí el cliché pero nada podría tener más sentido en mi vida. La única pieza constante en mis días son esos sonidos que hacen que lo que veo y lo que siento tenga sentido. Esa melodía que se queda atorada en mi cabeza es lo más preciado que tengo y la explotaré hasta que no haya mañana.

Después de meses de abstinencia del papel y la tinta, regreso dada mi necesidad de práctica para retos futuros de los que ya les platicaré a su tiempo. Derivo… como ya es costumbre, por tercer año, les traigo una recopilación de aquellas canciones que se volvieron favoritas de mi playlist y dado que este es un rincón semi-olvidado del internet, me daré la libertad de soltarme bien cabrón.

Mi 2013 tuvo historias memorables, así como 25 piezas que formaron un soundtrack maravilloso acompañado de recuerdos asociados a rostros, a sensaciones, absolutamente invaluables e inolvidables.

En fin… YA. Tengo 7 horas que perder en este hotel-aeropuerto y estas palabras no se escribirán solas.

Si quieren ahorrárselo y sólo escuchar, adelante: Spotify.

Una carta a ustedes, a quienes me encanta escribirles.

25.- Unknown Mortal Orchestra – Swim and Sleep (Like a Shark)

Una oda a la depresión disfrazada detrás de una pacífica melodía y un video particularmente cautivador que vuelven inevitable el tarareo. El álbum II cumplió la promesa que la banda creo con Ffunny Ffriends. Tomando en cuenta que tuvieron diez veces el presupuesto que el disponible para su homónimo, lo que hicieron fue más que suficiente.

“And I’d let you crush me. My dreams would be constantly melting away”

24.- TOY – Motoring

Parecía que eran hijos de NME dado su bombardeo a mis oídos, sin embargo, siguiendo la ola del año pasada liderada por bandas como Tame Impala, Pond y Temples, Toy tomó la fórmula basada en la psicodelia setentera, la mezclaron con una fuente de inspiración llamada The Horrors y resultó algo irresistible.

23.- Baths – Miasma Sky

Will Wiesenfeld es un maldito genio y lo demostró con su LP llamado Obsidian. Miasma Sky y su minimalismo ocultando la voz de Wiesenfeld bajo múltiples capas de compleja rareza es casi catártico. Sencillo y hermoso.

22.- The National – This is the last time

Lástima por la gente que no supo apreciar a The National en el previo a Foo Fighters. Fue una pena ver cómo se menospreciaba la maravilla que es Trouble will find me. En fin, This is the last time es dolor, es frustración, es depresión replicando la efectividad de su pasado High Violet. Berninger es profundo, es elegante y hace sentir su desesperación.

Oh, but your love is such a swamp
You don’t think before you jump
And I said I wouldn’t get sucked in
I… this is the last time

21.- Disclosure – White Noise feat. AlunaGeorge

Ya tengo mi atuendo mirrrey listo para la fiestota que se avecina el 7 de Febrero. Bueno, no, pero sí estoy muy emocionado. Disclosure explotó y cómo no lo haría con municiones como When a fire starts to burn o Latch. No recuerdo a ningún expositor del garage house que haya tenido un impacto similar a lo que hicieron los hermanos Lawrence. Sea como sea, es inevitable dejarse ir.

***Recomendación 1 – Youth Lagoon – DroplaYou will never die.

20.- Kashmir – Piece of the sun

I promise I will,
visit your grave.
Every day bring you purple flowers.
There’s still songs to sing.
There’s still wine to drink.
There’s still time.

Celebrando diez años de Zitilites, con una visita memorable al Distrito Federal –de la cual no daré detalle de mis lágrimas al sonar Rocket Brothers-, E.A.R. se convirtió en mi tercer disco favorito de la banda. En el borde de lo experimental, dejando el rock alternativo atrás, Piece of the sun me dejó con la guardia baja, sorprendido y cautivado.

19.- Jon Hopkins – Open Eye Signal

De Londres para el mundo, Hopkins transporta mientras crece en su sonido. Nunca he sido un particular fan del género – si quisiéramos encasillar- sin embargo, hay algo hipnótico en Open Eye Signal que te ruega que te dejes llevar en el regreso a casa a las 5am.

18.- Sigur Rós – Var

Es generalizada la opinión de que la virtud de Sigur Rós radica en su singularidad. Siempre ha parecido que su crecimiento musical ha sido inmune a la influencia externa. Kveikur, su material más explosivo, el primero sin Kjartan, en una joya del post-rock que tienen un momento de paz en su cierre llamado Var, el equivalente a Untitled 3 de (). Tan perfecto como inesperado. Ya hablaré de lo que son en vivo. ¿El final de Festival? Dios.

17.-  CHVRCHES – Gun

The bones of what you believe fue el más joto e inevitablemente adorado conjunto de canciones en mi año. Escocia y su dance trabaja con ganchos y CHVRCHES lo demuestra con Gun. Químico, lleno de efectos y la “efectiva” voz de Lauren Mayberry, regalaron una maravilla para quinceañeras con buen gusto musical y a mí. Hizo imposible no recordar los momentos endulzados de Passion Pit o M83.

16.- Grizzly Bear – Will Calls (Marfa Demo)

Después del hermoso Shields del 2012, Grizzly Bear se presentó en el Auditorio Blackberry en Enero de este año dejando enclaro su importancia en mi vida. Meses después vinieron los B-sides y siempre es difícil esperar algo espectacular en ese tipo de discos, a fin de cuentas, hay una razón por la que esas canciones no entraron en la primera versión del disco. Siempre hay una excepción a la regla. Will Calls es la excepción. Y bueno, Grizzly Bear + Nicolas Jaar, Dios, siempre Nicolas Jaar.

***Recomendación 2 – Parquet Courts – Stoned & Starving

15.- Arctic Monkeys – Do I Wanna Know?

No más hoodies o cabello sobre la cara de Alex Turner, denle trajes y chamarras de piel. Cook y Helders explotan en importancia a través de esos riffs y esos beats. Usemos sus mejores herramientas, sus palabras y elijamos entre los placeres fugaces y momentáneos o la devoción eterna en un mundo infestado de tentaciones, exclaman. AM es la perfección en la carrera de Turner y compañía y claramente lo deja establecido cuando utiliza líneas como “Maybe I just wanna be yours”, pero esa es otra historia que dejaré que Demóstenes les platique.

I dreamt about you near me every night this week.
How many secrets can you keep?
‘Cause there’s this tune I found that makes me think of you somehow
when I play it on repeat

14.- Son Lux – Lost it to trying

Es libertad creativa, una mezcla entre instrumentos reales y muchos otros simulados por una computadora, olas y olas de sintetizadores, caos complicado y celebratorio. Ryan Lott tomó el desorden, lo volvió canción y le puso un moño encima. Eso más los coros, claramente influenciados por sus colaboraciones con Sufjan Stevens, crearon la bandera de su disco Lanterns llamada Lost it to trying.

13.- Mutual Benefit – Advanced Falconry

La llamé la canción más estúpidamente linda del año. Simple. Tantas veces que querían decir algo pero por alguna razón no tenían las palabras para decirlo… Advanced Falconry fue respuesta a mis plegarias. Ingenua como escribir textos al aire y sin duda esperanzadora, es una carta con letras tan claras que intentar interpretarlas sería una perdida de tiempo.

She talks softly, sees through me, says something, I can’t hear it, but I won’t forget the way she flies.

12.- My Bloody Valentine – Only Tomorrow

El regreso del shoegaze fue algo inesperado y aún después de 20+ años fue absolutamente hermoso. Fue un momento triste cuando Kevin Shields anunció la cancelación de su presentación en el DF. Loveless es un ícono, así que a la salida de mbv había miedo de la decepción de que algo pudiera ser menos magistral que When you Sleep, sin embargo, después de escucharlo 200 veces, mi ansiedad ha cesado. Gracias a Dios por los bulbos.

11.- Merchandise – Anxiety’s Door

“You could have it all, dear.
All the lovely clothes and what no one knows.
But don’t think you can disappear
when the tide comes after you…that’s what it’ll do”

El poder lírico de Tampa en forma de un trío y su EP, Totale Nite, nos invita a darle la espalda a lo que creemos está escrito en nuestro futuro, exclamando en un determinado toque de post-punk, completamente memorable, con la inevitabilidad del recuerdo de Morrissey. Es honesto y sin miedo de mostrar vulnerabilidad.

***Recomendación 3 – Tropics – Home & Consonance Should I stay? I should find my home.

10.- Rhye – Open

Hecha con maestría para dar una mejora al romanticismo oculta tras mantos de misterio. Sea como sea, es un sonido ambiental que se siente descaradamente íntimo. Es una sensación de cercanía, gentil, y honestamente, es demasiado fácil perderse en ella. Sin aliento, Woman fue uno de mis discos del año; es grotesco y delicioso el motivo de su existencia.

9.- Peace – California Daze

Fue un himno que jamás entenderé el porqué de su “inexistencia” en los ipods de las masas. Es radiante, es tan positiva como podría ser una canción. Sus guitarras son delicadas y sus harmonías son clásicos instantáneos. Envidio a aquellos que abrazaron a su mejor amigo al cantar juntos California Daze durante el Corona Capital.

“Oh, she tastes like sunlight, and she is always gonna be there, in the back of your mind. Oh, is there time to rewind? Where you born to live or born to die?”

8.- Queens of the Stone Age – Kalopsia

I don’t like nostalgia unless it’s mine. -Lou Reed. QOTSA es un viaje directo a mi adolescencia, sin embargo, ya son tan pocas bandas que puedan representar un pasado nostálgico y aún ser relevantes. …Like Clockwork fue un ejemplo claro de que buenas cosas vienen a quien espera. Dentro de una lista de maravillas, no se puede competir contra algo que combine a Josh Homme y a Trent Reznor. Kalopsia es la respuesta.

7.- John Grant – GMF

Fue imposible no tomarse personal esta canción. Cualquiera lo haría. Creo. A fin de cuentas es difícil no sentir personal una canción que al parecer no tiene un límite sobre lo que es privado o no. Es sencillo, el conocimiento de los defectos emocionales y de nuestro amor al masoquismo y autosabotaje sin ser algo que cause lástima es una característica admirable en la escritura de John Grant.

“I am not who you think I am
I am quite angry which I barely can conceal.
You think I hate myself but it’s you I hate
because you have the nerve to make me feel.
But I am the greatest motherfucker that you’re ever gonna meet.”

6.- James Blake – Overgrown

Measurements fue, sin duda, mi segundo momento favorito durante los conciertos del 2013 pero creo firmemente que fue toda la hora previa que me puso en el mood perfecto para disfrutar esos loops. Fueron las obras dentro de Overgrown las que hicieron del concierto del ganador del Mercury Prize algo mágico. La maravilla que titula del segundo álbum de Blake, es simplemente hipnótica.

***Recomendación 4 – Blood Orange – Time will tell – “Come into my bedroom”

5.- Savages – Husbands

Don’t let the fuckers get you down!” exclamaba Jehnny Beth hacia el final de su presentación en el CC13. Había razones por las que fue fácil darle la espalda a Vampire Weekend y presenciar a las cuatro dueñas del Silence Yourself y esa razón era sólo una palabra repetida en urgentes e incontables ocasiones a lo largo de 3 minutos de violencia, indignación y caos.

4.- Laura Marling – I was an eagle

Nació en 1990. Maldita sea. La amo. Maldita sea. Su cuarto disco vió la luz este año y como cada vez, fue mejor que el anterior. Son sus letras, su elegancia, su oscuridad envuelta en el mejor disco para el “breakup” que existe. Once I was an eagle es un viaje hacia la serenidad. Es un viaje que incluye una mezcla de amor, dolor, enojo y odio que se vive, se supera y se manda al carajo. Cualquier canción hubiera sido un buen estandarte. I was an eagle fue la elegida, su dolor. Laura Marling. Dios.

“Today I will feel something other than regret.
Pass me a glass and half-smoked cigarette.
I’ve damn near got no dignity left.
I’ve damn near got no dignity left.”

3.- Arcade Fire – Reflektor

Uno de los regresos más esperados del año fue también uno de los más cumplidores. Reflektor es una experiencia egoísta con propósitos comunales a largo plazo desde todas las perspectivas posibles, sin embargo, está en mente que escucharemos estas canciones de manera colectiva y que así, las disfrutemos. No es mamada, quisiera elaborar en el futuro cercano cuando haya un poco más de tiempo. Limpio y desbordando creatividad, el regreso de Arcade Fire fue todo lo debió ser y no puedo esperar para el Vive Latino.

2.-Majical Cloudz – Bugs don’t buzz

El sonido que envuelve aquél dicho que enuncia que no existen los finales felices. Devon Welsh te obliga a sentir lo que está sintiendo a lo largo de cada pista en Impersonator. En Bugs don’t buzz te obliga a aceptar la llegada de una inmensa tristeza, para cuando ésta se materialice. Es una confesión de inevitable negatividad disfrazada de canción de amor y es absolutamente perfecta.

“The happiest songs all end with a smile. This might end with a smile. No, my love.
If life could be forever one instant would it be the moment you met me? No, my love.”

*Recomendación 5 – Blaenavon – PragueThey’ll steal your souls

1.- Foals – Milk and Black Spiders

foals

A mis ojos, fue el año de Foals. Empezando con la salida de un álbum perfecto, una presentación inolvidable en El Plaza Condesa y su asociación en mi mente a un momento espectacular en mi año. Yannis Philippakis por fin tomó el rol de estandarte de una generación que debió tomar hace años y llevó a Holy Fire a convertirse en el hogar de mi canción favorita de la banda. Con momentos desquiciados como Providence hasta la fiestota que es My Number, sería difícil descifrar cuál es esa canción pero ya saben, soy un amante de la intimidad musical y Foals idealizó esa atmósfera en Milk & Black Spiders. Sin duda, mi favorita del 2013.

“‘Cause I know you’re still with me.
You, my compass and my sea.
‘Cause I’ve been around two times and found that you’re the only thing I need.”

“Recuerda una playlist en Spotify con la lista”, anoté.

Debo irme pero si alguien llegó hasta ésta línea, le debo agradecer por ser parte de un año memorable y absolutamente maravilloso, con sus altibajos, lo termino completamente satisfecho y con una infinita curiosidad de lo que viene en un año ambicioso.

No, Get Lucky no está en mi lista.

Me encanta escribir aquí.

-Benito Bodoque.

Mañana del 24 de Diciembre. La deliciosa soledad de “Los 6 amigos”.

Escribí este texto hace un par de semanas mientras esperaba en un hotel a un lado de un aeropuerto después de tres días de vivir “El Resplandor”. Acababa de mandar un texto a Rolling Stone apenas días antes. Ese día recibí un mail en el que rechazaron mis palabras pero reservaban mi mail para regalar una oportunidad después de unos meses de práctica. Lo tomé como un consejo que debía atacar inmediatamente. Lo hice y escribí esta lista. Cuando la terminé me di cuenta de que no recordaba que había puesto en la lista del año pasado. Olvidé mucho de lo que pasó el año pasado, en general. No me importa perderme, sólo necesito la seguridad de conocer el camino de regreso a casa. Ahora lo conozco. Y así, me queda claro, no quiero olvidar y no lo haré. Estas canciones tienen rostros, lugares, momentos engravados en cada nota. Me encantó este año y siempre lo apreciaré con una sonrisa. Me voy, agradecido y contento. Me emociona saber qué viene pero soy paciente. Por mientras, recordaré con nostalgia a Festival, Everlong, Measurements, Providence, Brother Sport, Plainsong, Sun in your eyes, Matilda, Elephant, Astronaut, etcétera y me emocionaré pensando en Latch, Wake Up, Special Needs, Hurt y Lateralus.

A NME sí le gustó mi texto. Londres me llama. Con todas las razones.

Feliz Navidad, Año Nuevo, cumpleaños, vida.

Benito Bodoque.

Tagged , , , , , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: