Lo sagrado no se toca: Indio Emergente

Tenía pensado escribir algo un poco más amigable para mi primer post pero mi experiencia en el Indio Emergente el fin de semana pasado motivó este rant digno de cualquier anciano cascarrabias. Una especie de editorial, con un punto de vista muy personal del evento que se pudo haber convertido en el festival anual más esperado de la ciudad. Tristemente creo que esto no sucederá.

Comencemos por el cartel. Simplemente de primer nivel, con músicos de trayectoria probada como lo son Feist y The Shins y nuevas promesas de la escena independiente como Band of Skulls y Portugal. The Man. El precio también me pareció bastante accesible para poder ver a bandas de este calibre, aunque el público queretano pareció diferir.

Al llegar al club de polo y ski El Marqués -un poco lejos y escondido pero a mi parecer una excelente opción como recinto festivalero en Querétaro- nos encontramos con algo completamente inesperado. A pesar de que la primer banda ya había tocado, el campo del club El Marqués se encontraba tristemente vacío. La buena organización por parte de Indio, los precios accesibles y el excelente cartel no pudieron atraer a una cantidad digna de espectadores. Y aquí llegamos al primer problema y raíz del disgusto que motivó este post: sin miedo a equivocarme, el 80% de los boletos era regalado. Hipster fresa queretano… ufff qué fea combinación. Claro, todos los Jueves, el centro de la ciudad está repleto de jóvenes pertenecientes a esta tribu urbana, “amantes” de la buena música y el arte. Sensibles, diferentes y educados. Pero esto no se vio reflejado en el público que atendió el festival. Superficialidad al máximo.

Una actuación increíble por parte de How to Dress Well para el blog de Yours Truly

Un banda tocando no es cualquier cosa. No es un disco, no es un video. Un concierto es una experiencia íntima entre el músico y el espectador, donde un persona transmite gran parte de lo que es a través de objetos inanimados. Aire, metal y madera regalan la oportunidad a un artista de desnudarse y compartir lo que es, lo que piensa, lo que siente. El acto sagrado de hacer música en vivo. No muchas personas a mi alrededor parecían entender esto. Triste es ver a una persona que le da la espalda al artista y no cierra la boca durante un set completo. Esto no es el antro, no es la casa de tu amigo. Alguien está haciendo magia frente a ti y deberías de respetarlo.

Pero no todo está perdido. Después de tener un experiencia agridulce durante el fin de semana, escuché durante la última canción del último artista -“Little secrets” de Passion Pit, tema ya mencionado por mis amigos gatos- una frase que me hizo sonreír. Mientras perdía toda su voz por cantar a todo volumen, una chica le dice a su novio:

¿No eres increíblemente feliz cuando los escuchas?

¡ESO! Eso es música, de eso se trata todo esto. No estás entendiendo la razón de existir de la música, si dices y pregonas que escuchas música bien underground y desconocida, que fuiste el primero en descubrir esa banda, que los viste en un bar antes que todos, que ya no escuchas a Arcade Fire o Bon Iver porque ganaron un Grammy. La música es sentimiento y nada más. Escucha lo que quieras siempre y cuando te haga sentir algo. No vivas la vida con cuba en mano y de espaldas a la música. Te estás perdiendo uno de los regalos más preciosos que nos da la vida.

Schrödinger

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: