Un álbum dentro de un álbum

La semana pasada, en una de esas casuales excursiones a la tienda local de curiosidades musicales y del séptimo arte, me encontré un enorme, enoooorme tesoro… justo en la entrada, en la sección de new releases: “Oceania”, la última producción de los Gigantes -con mayúscula- liderados por el maestro Billy Corgan = The Smashing Pumpkins.

Cuando lo vi, tuve esa sensación en las mismísimas agallas, así como cuando uno ve una bolsita de churros en el mercado con muchísima salsa Valentina: se me hizo agua la boca. Recordé mis días de “Siamese dream”, de “Mellon collie…” y sentí una profunda emoción. Y es que llevamos 5 -CINCO- añotes esperando la próxima entrega en formato convencional -más adelante sabrán a qué demonios me refiero- de nuestros amigazos, esto desde el día que “Zeitgeist” vio la luz, allá por julio del 2007.

The Smashing Pumpkins, gran icono del -abusando del término- “rock alternativo” de los años noventa; sigue, 24 años después de su formación y habiendo sobrevivido a una dramática desintegración -considerando que al día de hoy, solamente el principal compositor y visionario de la banda, Corgan, permanece como miembro original-, teniendo un sonido intacto, único en la historia de la música moderna y merecedor de los aplausos de millones de fervientes seguidores.

Después de “Zeitgeist”, se concibió un mega proyecto que alberga un concepto nuevo para el mundo de la música. El proyecto, bautizado como “Teargarden by Kaleidyscope” fue concebido como una serie de 44 tracks liberadas una por una en internet y disponibles para su descarga en MP3 de manera gratuita. Después de liberar 12 canciones, la banda decidió componer un álbum dentro de un álbum y nació “Oceania” como parte de “Teargarden…”. No podemos negar la genialidad de la idea.

Oceania, el álbum dentro del álbum, nos recibe con una potente intro de riffs y un viaje con una poderosa batería, sin dejar fuera la característicamente ronca y frágil voz de Corgan. Conforme va avanzando, el álbum se va tornando más amigable, y, cuando menos lo esperamos, nos encontramos trepados en un vehículo que va directito a las estrellas. Y comenzamos a soñar despiertos.

Tal es el caso de “The celestials“, una rola que nos recibe con los brazos abiertos después de aguantar una sutil golpiza con los dos primeros tracks. Evalúenla ustedes mismos.

La profundidad y seriedad de composición de Billy Corgan -quien es famoso por su imposición en el estudio, en donde él escribe la mayoría de los temas y toca la mayoría de los instrumentos- me sigue impresionando.

Avanzamos un poco más y nos topamos con “My love is winter“, rolita que me recuerda a los Smashing de antaño, tal vez alguno de los inmortales temas de “Mellon collie and the infinite sadness” como “Tonight, tonight” o “1979“… obviamente, con su debido toque de modernidad. Fabuloso.

Estamos escuchando el trabajo de un hombre con gran ambición musical y su fiel ejército de prodigios.

Para cuando el álbum alcanza “Oceania“, el épico track homónimo del disco -con una increíble duración de 9 minutos-, hemos dado vueltas y vueltas y las sonrisas no paran de aparecer. Estamos viendo resucitar a una banda que, en palabras del mismísimo Billy Corgan, “ha escrito su mejor trabajo desde Mellon collie”.

Y pues, aunque el disco verdaderamente me fascinó, me quedo con estas tres composiciones. Son magníficas.

Y ustedes, tienen tarea: háganme favor de sentarse, amarrarse bien los calzones y escuchar de principio a fin esta obra maestra. No se van a arrepentir.

Es todo por hoy.

Nos vemos pronto.

Pura paz.

Espanto!

Tagged , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: