Moving on to better things…

Mi estimado auditorio, acá el rubio felino reportándose este jueves 10 de mayo… día de las madres y punto. Después de una semana donde me pasé por el arco del triunfo los lineamientos de convivencia del callejón, volvemos en horario y forma habituales a compartirles la crema y nata -o crema innata- de la música, lo que viene siendo.

Este sábado 5 de mayo, además de conmemorar la única batalla que el ejército mexicano ha ganado con contundencia en la historia moderna, este terregal contagiado por tiempos electorales fue visitado por la banda inglesa The Kooks… El Plaza Condesa se vistió de gala para recibir a este cuarteto originario de Brighton y Tellurian Music estuvo ahí, representado por su transparente servidor.

Si a algo no fallan los ingleses es al té y a la puntualidad… Si algo no se nos da, es lo segundo. Confiados de que llegaríamos con prontitud a la colonia de moda -prontitud y Ciudad de México sólo pueden pronunciarse juntos alrededor de las 2 am- y que habría una banda telonera, llegamos al ya mencionado lugar media hora tarde… Las 3 primeras canciones habían, naturalmente, valido -entre ellas “Is it me?” que es mi favorita-.

Con una excelente acústica y una inmejorable vista, degustamos de la buena onda y el contagioso beat de los muchachos de Luke Pritchard -que por cierto estaba sellado en etanol-, que por 70 minutos hicieron brincar y corear a la gran cantidad de raza que se dio cita para verlos. Digno de mencionar, es su enorme, ENORME calidad interpretativa… se nota que estos brothers se la pasan realmente bien en el escenario y eso se agradece. Lo musical ni qué decirles, la verdad dominan bien su género, lo ejecutan perfectamente y sus rolas tienen muchos más arreglos de lo que uno pensaría en primera instancia. Quizás lo que me deja con algo de preguntas, son las ganas de ese extra por el hecho que hayan tocado todas sus canciones tal cual vienen en sus discos; pero el concierto estuvo increíble.

Promocionando su más reciente producción “Junk of the heart”, le dieron vuelo a la hilacha sin parar interpretando temonononones como “She moves in her own way” -mismo que escuchamos mientras estábamos sacando los boletos para entrar-, “Naïve” -una de las 3 rolas del encore y que desató la euforia a niveles poco terrenales-, “Ooh la” y la bien melosísima “Seaside” que cantó prácticamente a 4 metros de donde nos encontrábamos.

De los temas del disco nuevo, se aventaron 3 de los que me rayan tremendamente: “How’d you like that?“, “Is it me?” y “Eskimo kiss” -que acabó siendo de mis favoritas-. 9:30 de la noche, Pritchard y su particular guitarra abandonaron el escenario para regresar el día de mañana… para hacernos bailar, brincar y cantar.

She’s like the rose without a thorn,

she’s like the sunflower that never looks back at the Sun

and she sees me running.

She’s like the diamond in the rough,

she’s like the first girl on this Earth that you wanted to touch,

if she sees me running.

Abrazos de a madre.

Herr Katze

One thought on “Moving on to better things…

  1. eric0704 says:

    uuuuf q envidia! como los quiero ver en vivo… excelente banda

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: