Lo que Hugo Chávez no puede nacionalizar…

Una semana pesada sin duda alguna en todo sentido mis estimados, pero particularmente por el factor precipitación pluvial que francamente empieza a ser un poco frustrante, les quiero compartir algo para combatir el mood que nos provocan a la mayoría los días lluviosos. Hace ya algunos años, mi jefe andaba escuchando una propuesta musical que me fue inmediatamente placentera, dado mi enorme gusto por la música latina y mi fiel y confesa devoción al rock, en cualquiera de sus variantes.

Con ritmos joviales y contagiosos, géneros latinos que van desde la bachata hasta el merengue y una ejecución digna de gente de conservatorio; les traigo directamente desde tierras venezolanas a Guaco. De esas bandas/orquestas que se vuelven auténticas dinastías, Guaco comenzó a hacer música a principios de los años ’60, manejando obviamente una propuesta puramente típica -gaita zuliana- y poco fusionada con otros ritmos. Con 17 integrantes que han ido refrescándose naturalmente con el transcurso de los años -salvo Gustavo Aguado, uno de los fundadores que sigue fungiendo como vocalista y director musical-, han logrado posicionarse como una de las bandas de latin fusion más reconocidas a nivel internacional -salsa, merengue, son, jazz, etc.-. Con percusiones exquisitas, arreglos de guitarra eléctrica simplemente perfectos, ensambles vocales con ese son característico… algo que bien vale la pena escuchar para prender un poco a ese taciturno yo interno.

Obviamente no haré un recorrido discográfico a través de casi 50 años de historia y me ubicaré en épocas contemporáneas… entre 1999 y 2006. Siendo difícil contar sus producciones discográficas, porque aparecen números ridículos -su disco no. 45, bla bla bla- diré que su material de los albores del nuevo milenio “Cómo era y cómo es” tiene esos matices de rock sumamente acentuados sin perder el aire caribeño. Los voy a dejar con “Disco Guaco” mi rola favorita del disco, un track musicalmente perroncas.

Me traslado al 2003 cuando lanzaron “Galopando”, una producción que si bien es un tanto más fresa en cuanto a la composición de las letras, sigue manteniendo un estilo musical muy refinado… Arreglos de metales fantásticos y la sabrosura del ritmo latino con algo de funk. Les recomiendo “Dulce y bonito“.

Ya en 2006, lanzan su penúltimo material hasta la fecha titulado “Equus”, donde se notan esas raíces de gaita zuliana que sentaron las bases que los llevaron a la fama. Ya tirándole al pop, pero no haciendo música poco meritoria, nos regalan tracks con eso necesario para levantarnos de la silla y menear el bote de lo lindo… dancing in the rain. “Pa’ ti” es la rola que más me late y ya casi al final tiene un cortecito de piano simplemente espectacular… latino con ganas. El video es la verdad una pena, digna de RitmoSon pero la canción es fenomenal.

En fin, es todo… esperando que estas lluvias nos dejen pronto para que nos podamos ir de spring break con toda la calma de que se nos va a quitar lo blanco, un abrazo empapado de buena música.

Don Gato

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: