¿Por qué no? Folk para una empapada semana

Estimados padawans, después de ser ¿afortunados? testigos de un par de semanas que nos trajeron -al menos en el centro del país- un clima levemente mojado, coronado por una granizada que asemejó con precisión una lluvia de municiones .45, hoy vamos a platicar de un importante individuo que tuvo su momento a finales de los años 60 y principios de los 70, pero que no logró un reconocimiento apropiado por parte de sus contemporáneos, creo yo, debido a su inesperada muerte a los 26 años -¡Rayos! un año más y lograba colarse como miembro permanente del mórbido club de los 27-.

Hoy, traigo para ustedes a Nick Drake, considerado hoy en día por muchos como uno de los compositores ingleses más influyentes y originales de los últimos 50 años. Irónicamente, su importante influencia no es muy conocida, pues podría apostar que muchos no saben de quién demonios estoy hablando.


Acampando principalmente en el terreno que conocemos como folk, Nick Drake, a lo largo de su muy corta carrera, logró exitosamente explorar formas muy originales de presentar y combinar la melodía de su guitarra con las intervenciones de su poderosa voz. Nos regaló, en el grueso de sus interpretaciones,  un boleto para viajar por su intrincada cabeza, deseosa de tranquilidad. Es probable que aquellos que decidan emprender este viaje por primera vez sean agarrados desprevenidos con un cambio inusual en el ritmo de la composición acompañado de un instrumento que no sabíamos que podía encajar tan bien. Se verán, en pocos instantes, maravillados con lo que un hombre, con sólo su honestidad y su guitarra, puede lograr. Es un sentimiento magnífico, créanme.

No se diga más. Ahora, a lo que venimos. Escuchemos a Nick Drake.

La primer interpretación que me gustaría recomendar es una rola que explora las posibilidades y los distintos escenarios en la vida. Titulada “One of these things first”. Por cierto, esta rola apareció en el soundtrack de la fantástica cinta Garden state de Zach Braff, una de mis películas favoritas y un gran exponente del cine indie:

Seguimos con “Black eyed dog”,  una canción no tan alegre. Sí… habla sobre la muerte. Es un penetrante reflejo de lo que únicamente puede ser calificado como una profunda depresión por parte de Drake. No suelo recomendar canciones deprimentes, pero ésta realmente vale la pena. Drake logró plasmar con letras sencillas y una excelente metáfora, una situación terriblemente complicada como lo es la depresión y los deseos del perpetuo descanso:

Por cierto, hace un par de años Lisa Hannigan, una maravillosa intérprete de origen irlandés y sobre quién ya habló Tom en uno de sus posts, realizó un cover espectacular de esta misma rolita. Vale mucho la pena incluirlo, así que aquí lo tienen:

Me gustaría cerrar este post con unas notas un poco más alegres, pero con el mismo poder para hacernos reflexionar: “Pink Moon”. Para mí, es un grito de esperanza… esperanza de tiempos mejores que se avecinan y de un inminente resurgimiento universal de la humanidad:

Es todo.

Sigámonos mojando agusto.

Pura paz.

Espanto!

Tagged , , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: