Un motivo para estrellarse…

¿Qué hubo raza? Espero que la penúltima semana del mes los esté tratando a toda máquina. Me complace mucho andar viendo que Tellurian cada vez tiene más adeptos, prueba de que se está escribiendo lo que quieren leer y recomendando lo que quieren escuchar. ¡No dejen que no salgamos del carril! Es por eso la insistencia enferma en que dejen sus comentarios.

Pasando a otros asuntos, este martes se me viene a la mente recomendarle algo fresco… un pop rock muy bien hecho que seguramente encontraran atractivo al conducto auditivo. Muchos estamos familiarizados con una banda irlandesa que se puso de repente de moda con una rola llamada “Breakeven”… no, hoy no les voy a hablar de The Script; pero sí de una banda que al menos yo considero su antecesora en muchos aspectos. Directamente desde uno de los estados menos mencionados de EUA y una de las 13 colonias originales -Delaware-, les presento a un difunto quinteto llamado The Crash Motive.

Tratando de alejarse del terrible estereotipo que ha acompañado a las bandas de pop rock desde la concepción del género -una bola de juniors con instrumentos de marca, pero una propuesta musical más pobre que la de Vanilla Ice o Milli Vanilli-, los dirigidos por Derek Fuhrmann incorporaron mucho del poder del siempre vigente rock alternativo a letras clásicas del pop -ya saben: disfruta la vida, no te enamores, ¿por qué no me dijiste?, etc.- para consolidar un material que, si bien no es una cosa del otro mundo, es muy disfrutable. Su producción discográfica es poco clara -debido a su trabajo previo bajo el nombre de Omnisoul-, pero su debut y despedida titulado “Consequence” es un buen material… arreglos musicales mucho más serios y pulidos -no al power chord punketoso-, una MUY BUENA voz que le va de maravilla a la propuesta, excelente uso de los matices y sobre todo, un repertorio variado que va de lo ponchado a la baladita acústica estilo Dashboard Confessional.

Con un maravilloso acoplamiento de la parte rítmica -una batería cadenciosa y líneas de bajo que la acentúan delicioso-, fills de teclado/piano discretos pero tremendamente necesarios y guitarra limpiecita -salvo un par de delays por ahí que la neta le dan EL toque-, se presenta el único material intelectual del quinteto del noreste… una promesa a la que le faltó tiempo para terminar de cuajar.

Les voy a recomendar tres rolitas… “Amy”, la balada que les comento -fresa con ganas, pero no por eso mala- habla de la típica chava superficial que vive dentro de su burbuja y que cree que el mundo debe adaptarse a su manera de ver las cosas.

Things that could be said”, mi rola favorita del disco. Los coros, el timing, los cortes obligados, el interludio con el pandero y esa entrada al coro enérgica cual debe de… ya me dirán ustedes gente bonita.

Y los dejo por último con “Live like your last day”, rola de la cual saldría sobrando una explicación. Acá se la lleva el pianito medio fatalista, mensajero del desastre: “Everybody out there, get ready!” -ésta sí la van a tener que conseguir banda, Youtube nos debe el video-.

Let music be your fuel.

noD otaG

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: