Otro hallazgo de CandyRat: Jimmy Wahlsteen

Este dominguito me parece adecuado recomendarles algo más acusticón para cerrar tranquilamente la semana. Hace ya bastantes meses, me encontraba vagando en YouTube por los canales de disqueras independientes, que tienen la buena costumbre -y les agradecemos- de dar a conocer a sus artistas de manera masiva y evidentemente barata a través de medios accesibles. La idea de promoción y venta -aunque suene feo, son su negocio- es quizás de las más sencillas y honestas que yo haya visto: una sesión pequeña, un fondo escenográfico ad hoc, un micrófono, el artista y su instrumento. Nada de súper producciones, efectos visuales, filtros y playbacks… No se puede ser más sincero en la ejecución y el sentimiento transmitido; no puede haber interacción más pura entre artista y musicómano: ¿cuántas veces no pasa que una banda que suena con madre en los discos, es una DECEPCIÓN EN VIVO?.

Quien sea suficientemente curioso y busque más allá de “La caída de Edgar” puede encontrarse con cosas fascinantes, como bien nos demuestra CandyRat Records -por si no lo sabían, esta casa productora opera totalmente vía web-. La primera joya de esta gente es ni más ni menos Andy McKee, que muchos de ustedes conocerán por la composición magistral “Drifting” -y si no tienen el gusto, compren el boleto más barato para ir a ver a Dream Theater, porque él va a abrir sus conciertos en México- y que debe ya contar con varios altares y oraciones en su nombre, cortesía de aquellos amantes de la técnica interpretativa de guitarra acústica.

Indagando un poco más a fondo, me encontré con un individuo de origen sueco llamado Jimmy Wahlsteen. CandyRat hizo accesible al público material de su primer producción titulada “181st songs”, la cual está colmada de piezas de una gran dificultad técnica -por su rapidez y complicados arpegios de los acordes- que resultan tremendamente mágicas y seductoras para el estribo, el martillo y el yunque -sorprende cómo puede haber tanto talento sin ser reconocido ahí afuera-. Tal como lo hace Andy McKee, Wahlsteen esculpe la base rítmica de sus composiciones a través de armónicos, doble tapping y sonidos percusivos del cuerpo de la guitarra, aunque a diferencia del primero, su ejecución y la forma en que ataca al instrumento es mucho más agresiva; en parte por la técnica de rasgueo que utiliza para dar vida a sus creaciones.

Su enorme habilidad y la vibrante esencia de su interpretación, lo ha llevado a compartir escenario con grandes estrellas del género llamado “acoustic fingerstyle” tales como Don Ross, Tommy Emmanuel y Brooke Miller. Sin duda un artista para tener en tus listas de música y escuchar cuando se apodere de ti tu alter-ego meditabundo/intelectual. ¿Cuál escuchar? de cajón pósale la pupila a “Shifts of attention” -que irónicamente te va a mantener con la atención bien puesta en la rola-, que tiene unas progresiones melódicas sumamente interesantes

y a “Rapid eye movement” -demasiado buena como para escuchar con los ojos abiertos-, un rolón con un clímax de minuto y medio al final.

Reitero mi invitación a que comenten, ¡queremos mejorar este espacio en base a lo que ustedes nos retroalimenten!

PS. Recientemente, Wahlsteen lanzó su segundo disco titulado “All time high”… Quizás quieran darle una escuchada antes que nosotros y decirnos qué les parece. Si está igual de bueno que el primero, le haremos -valga la redundancia- espacio en este espacio.

D_n G_t_

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: